15 de junio de 2007

Cuando con vos me chocaron sentí lo mismo que sentí con Zama en un tobogán

por Rodrigo (de Fideos con Manteca)

Lo que te voy a contar es casi una revelación que, más que del corazón, emana verdades desde alguna parte del aparato digestivo, como si vivir fuera en su totalidad tragar y digerir, nutrirse o dejar que pedazos de la vida descansen en el cuerpo como huéspedes invisibles. De ahí a sentir lo mismo una y otra vez.

La cosa es que yo me fui a vivir a São Paulo cuando tenía 8 o 9 años. Mis viejos se habían separado, y mi vieja, brasilera, quería volver a su tierra y con sus hijos.

Tardamos tres meses para entrar a un colegio nuevo, a unas veinte cuadras de Jaçanã, mi nuevo barrio, al norte de la ciudad de São Paulo... [TEXTO COMPLETO]

4 comentarios:

Tatiana dijo...

Ay que lindo ¿esto lo leyo el miercoles?. Rodrigo Arreyes sos lo mas, sabelo.

Luciana dijo...

Muy bueno, Rodrigo!

Funes dijo...

el miércoles ¿dónde?

principio de incertidumbre dijo...

también tuve algo de esa sensación, la única vez que me subí a unos tobogones gigantes, también en Brasil.



Somos fans de Rodrigo (fideos con manteca). Y algo de la espiritualidad
ya había escrito en su blog.


Díficil que no te pegue cuando lo leés-


Saludos.
:)