26 de diciembre de 2008

Recomendamos

La crónica de Barban de una visita al cementerio de La Chacarita.
Y más abajo en su blog está la historia de cuando se anamoró de la Tigresa Acuña.

4 comentarios:

bill evans dijo...

MI HIJO

el tiempo susurra festividades
constantes , ricas y
parpadeos a rajatabla.
No soy del emabauque
para no consentir mi visaje
embelesado.
Esta traslacion es como pocas
Lenta, segura y apacible.
Si, claro....
es asi. Avalar este hado bello.
no mitigar la algarabia,
sus pequeñas yemas son un empuje cotidiano.
que aveces no tienen razon
para buscar mas y por que.
desde ya me siento esparcido
en cada ademan de su sonrojada
y en cada cerrar de sus ojos
lo circundo con ademanes de orador.
Desde ya imperecedero.
ahi me quedo amandolo.
Para siempre.

Tommy Barban dijo...

Gracias por el aviso, Señor, pero te aclaro que la Tigresa es más tu tipo; mi chica es la Locomotora.

maría dijo...

me encantó el mordedor de saavedra y cero culpa todo.

también un cuento que lei, sobre un viaje en un peugeot an la luneta de atrás, viajes a la quinta musicalizados y deformados en el avance.

ahora voy a ir a comprarme todos esos libros menos el de sabrina love

gracias.
maria

Paula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.