24 de agosto de 2006

Cosas difíciles

por Miguel U.
Dar clase con resaca. Muy difícil. Momentos en los que estoy en piloto automático diciendo algo que ya dije mil veces y una voz paralela que parece a punto de ser escuchada fuera de mi cabeza dice "loco no me banco más esto, necesito un jugo de algo, gatorade, o un multifruta con minerales, mirá las caras de la gente, están aburridísimos, y vos parecés Bill Gates pero sin plata y sin ideas, ayer a la noche por lo menos pensabes que alcanzabas la gloria de la risa en la parte más redonda de la borrachera pero ahora simplemente tenés que aceptar que tu vida es una mierda y salir a confesarlo por el mundo". Pero es raro, seguís, con el vozarrón post juerga y sin moverte demasiado vas pasando la clase poco a poco hasta el final. Y ahí te pagan sin echarte. La pregunta es: ¿Cuánto tiempo podrás pilotear esto?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada vez es más evidente que hay gente que da clase ebria o al menos uno piensa que ha bebido...

Afiebrado dijo...

¿Cada vez más? ¿Y antes cómo era?

Funes dijo...

Uy... los borrachos con culpa son medio aburridos después de un rato.
Aguante el rock.