22 de noviembre de 2006

Total discreción

por Adriana Battu

Once de la mañana, me decido, llamo a La cautiva y pido la mariposa vibradora. La traen en dos horas. Prometen total discreción. Espero. A la hora y media, timbre. Bajo. Un chico en motito, casco a medio sacar, me da una bolsa de papel madera. En eso llega mi vecino Juan Carlos, con su look modelo de Modart de los ochentas, peinado de foto de peluquería, jopo, bigote, padre de familia. De buen tipo que es, me espera con la puerta del ascensor abierta.
-Subí, subí -le digo desesperada.
-No dale, espero. No hay nada peor que se te enfríe la comida -me dice.
Termino de pagar los 99 pesos, cierro la puerta y me meto en el ascensor con él.
-¡Eh, 99 mangos! ¿Qué se pidieron centolla con ostras?
-No, lo que pasa es que tenemos cuenta y andábamos debiendo.
Cuando llegamos a mi piso, me dice:
-Provecho.
Le agradezco con la sonrisa más delatora de la tierra y me pierdo en mi casa.
¡Gracias, Juan Carlos, seguro que lo aprovecharé y hasta quizá te dedique un vibrato celestial, un galope por el cenit en mi mariposa nueva!

6 comentarios:

Funes dijo...

Confucio
que le dicen...

Anónimo dijo...

un dedito a la derecha. el zorro

Charlotte dijo...

te la traen en dos horas pero viene en una bolsa violeta re botona y todos los vecinas se dan por enterados, por lo menos los de http://www.extasy.com.ar/. ojota!

El señor de abajo dijo...

charol: bolsita violeta noooo. es un deschave cruel.
a mí me lo trajeron en bolsita papel madera como si fuera comida china, por eso se equivocó el bueno de juanca
adri

Dylan dijo...

Muy bueno Adriana.
Me acuerdo de un chiste de Playboy: abajo dice algo como, no se preocupe señora que esto se entrega con absoluta discreción y en el dibujo se ve una van de delivery que llega a la casa tocando bocina. Los vecinos no pueden creer lo que ven: la van en el techo tiene, como sello institucional, un consolador del tamaño de un misil.

lenguaviperina dijo...

al fin un buen blog!!