6 de mayo de 2008

La aparición

por miguel u

Este febrero en Gualeguaychú bajé a mear en una estación de servicio. Había tres tipos fumando afuera contra la pared del lado de los baños. Creo que dos eran empleados y el otro era mecánico o algo así. Hablaban casi a oscuras. Cuando salí y me estaba subiendo al auto, se oyeron unas voces femeninas, un ruido de taquitos y apareció una gurisa de la comparsa, desnuda, toda plateada, en microtanga, como una extraterrestre con espaldar de plumas. Venía con la madre, petiza, de pelo corto, con un celular en la mano. Buenas noches, dijo. Los tipos contestaron: Buenas noches. No podían ni fumar. Yo no pude arrancar. La madre le sostuvo el espaldar, la chica se escabulló por abajo y se metió en el baño apurada. Se hizo silencio total mientras esperaban. Después uno de los tipos dijo: Ha de ser pesado el coso ese. Sí -dijo la madre sosteniendo esas especies de alas enormes- le saca ampolla. La chica salió, se puso el espaldar y las dos se alejaron al trotecito.

10 comentarios:

Lucía dijo...

ahh, siempre lo mismo, yo esperaba un fantasma.

ana dijo...

magia que solo hacen las mujeres.

Dola dijo...

magia que solo hacen los culos

Jaramillo dijo...

Qué buenos comments.

Charlotte dijo...

Tremendo. Me mata el "le saca ampolla". Genial.

Tommy Barban dijo...

El párrafo es perfecto salvo por el ripio de "gurisa".

Timerman dijo...

dejate de joder!

unalunaenelagua dijo...

ojo con los que fuman en las estaciones de servicio... algún día van a explotar

Andrea Marra dijo...

Muy bueno.
Que el tipo sólo atine a comentar sobre el peso del plumaje es una genialidad.

EmmaPeel dijo...

Del peso del culo comentó después