19 de septiembre de 2008

Recuerdos del poeta incómodo


por Fabián Casas

Fue una mañana calurosa en extremo –esas mañanas que preanuncian un día completo en el horno de Banchero– cuando sonó el teléfono y me dijeron que había muerto Joaquín Giannuzzi. Llamaba una periodista y quería que le dijera unas palabras sobre el poeta. En ese entonces yo solía levantarme muy tarde, casi al filo del mediodía y –después de un manguerazo en la ducha– salir para mi trabajo. La llamada llegó apenas un rato antes de eso, me encontró groggy y transpirado y después de que corté quedé peor aún. Se había muerto Joaquín. [SIGUE ACÁ]

5 comentarios:

tony wilson dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BELÉN dijo...

me gusta giannuzzi. y no solo porque tengamos el mismo apellido.

Custo dijo...

y entonces, una simple nota, se vuelve poesia.

Sentimental Joe dijo...

yo a casas lo descubri hace un toque nomas... y su bosque pulenta me detono la cabeza como nadie... es de los textos que te hacen plantear sque carajo escribis y si vale la pena... encima aca habla de su mentor del que lo hizo a el parar y mirar dos veces antes de cruzar... me emociono cuando lo lei en el suplemente cultural...


escribi en una esquina de mi cuaderno
COMPRAR
GIANNUZZI POESIA COMPLETA(!!)

Rosny dijo...

Que tilingo el amigo Sentimental.