29 de noviembre de 2008

Furia importada

por Pedro Mairal
Vi al chico de McDonald’s olvidarse mi pedido por la mitad. Siempre les tengo paciencia. Estar todo el día con esa gorrita sonriendo... Me acuerdo de los cuentos de mi amigo Lucas, que trabajó en el McDonald’s de Núñez cuando estábamos en la facultad. Así que, en general, me aguanto. Los espero. Lo vi empezar mi pedido: metió los dos vasos en la máquina de gaseosas, y por puro taylorismo –porque les enseñan que ya que vas a la cocina podés llevar las bandejas sucias, etc.– quiso aprovechar los diez segundos que tardan los vasos en llenarse y se dio vuelta, miró otra bandeja vacía con el ticket en espera y se distrajo. Se metió en otro pedido. Y mi McNífica ya estaba lista ahí. Pero aguanté. Le mostré a mi hijo que salía filmado en la cámara de seguridad y me puse a mirar los cartelitos. Crew del mes. Ya no es más empleado del mes. Ahora es crew. Un término náutico, supongo. Esos monosílabos inventados hace siglos por vikingos que tenían mucho frío y apenas podían abrir la boca y decían snow, wind, whale, storm, death. Crew. Tripulación. También debe significar personal. Pero evitaron empleado. La manera en que McDonald’s avanza en el habla popular. Teorías paranoico-lingüísticas, la sospecha de que la palabra sorbete la metieron ellos. ¿Quiere un sorbete? El miedo a decir pajita. Esa pequeña masturbación. Allá tiene los sorbetes, señor. Y ahora dicen sorbete hasta los quiosqueros peronistas. Hay que ver qué pasa con crew. Ahí está el cartelito con la cara de un adolescente. Empleado del mes les suena feo. Seguro que quieren evitar empleada del mes. Les debe sonar a mucama. Como mis amigos más solventes que trabajan en bancos y no son ni banqueros ni bancarios, entonces dicen trabajo en banking. Y yo les digo que el colectivero trabaja en bonding, y el tachero en taxing.
El pibito seguía facturando pedidos y alineando bandejas vacías con tickets y yo ya había pasado hacía rato de la fila de los que esperan ser atendidos a la fila de ¿puede ubicarse por este costado por favor?, y estaba a punto de pasar a la tercera fila límbica de los que piden algo fuera de catálogo como un huevo frito en medio de la hamburguesa, y quedan flotando fuera de sistema en una espera atemporal. Mi hijo ya había ido a buscar sorbetes y servilletas obedeciendo a la ansiedad taylorista de su padre. Y salían los otros pedidos, circulaban las familias felices con bandejas rebosantes. Y ya casi no aguanté más. Me pregunté si, al traer para acá los Starbuck’s y los Dunking Donuts, nos traen también al loquito detonado que en esos locales ametralla a quince. Un día de furia importada. Pero no me detoné, me puse a pensar estas cosas, las intuí al mirarme como de lejos, como visto por la cámara de seguridad. Mi hijo y yo esperando. Y todo me pareció escribible. Todo. Hasta los pliegues más insignificantes, íntimos y ridículos de mi destino sudamericano. No exploté. O exploté para adentro en una especie de felicidad secreta. La literatura. La venganza de los losers. Esto lo voy a escribir. Y entonces le dije con bastante buen tono: ¿No me armás este pedido que ya estoy esperando hace un rato? Y me lo armó. Y pude tratar bien a este futuro crew del mes, que al fin y al cabo es mi amigo Lucas, profesor de Griego y de Latín, cuando trabajaba en el local de Núñez. Pero qué sería de mí sin la descarga verbal, sin las ráfagas de constelaciones sintácticas. ¿Qué veneno se me iría acumulando en la sangre si no fuera por este lento Tai Chi que voy haciendo con la lengua?
(Diario Perfil, 29 de noviembre de 2008)

50 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

De una ex empleada de McDonalds y actual adalid de la escritura catártica a otro: Gracias.
Gracias por este texto.

Lara dijo...

Lo saludo Marai, por que al hacer con el lenguaje nos da disfrute a quienes tenemos la furia a flor de piel. Su texto me deja pensando sobre las maneras que tenemos de entrar a un sistema perverso nos creemos consumidores cuando en realidad somos consumidos o somos sus trabajadores eficientes, eficaces y competentes, formas de decir buenos servidores. No estamos en época de revoluciones pero nos podemos comer un chori en la plaza, no le parece?

jb dijo...

el texto redondo como siempre y la paciencia envidiable. yo grito como loca desquiciada sin, ni por un segundo, poder entender al semi puberto que tengo enfrente.
saludos

jonas dijo...

buenisimo, aplausos a granel.

para mi no hay que perder la calma, no está nada bien putear a los empleados de cadenas de hamburguesas, ni a los que trabajan en call centers.
hay una cosa como de menosprecio para con la gente que trabaja en esos sitios...
están haciendo su trabajo, solo eso.
saludos

Sybil Carpenter dijo...

Tan cierto. Nuestra vida miserable, algo de ella, la de nuestros hijos, la del empleado, la de la vaca (Dios ¿serán vacas o gusanos?) deja de serlo (no vida, sino miserable) cuando la escribimos. ¿no?

Lucia dijo...

Excelente. Hola es mi primera vuelta por aca! mucho gusto a los responsables de tan buen texto. Es tan facil perder la paciencia en este pais y a causa de eso probablemente sigan naciendo nuvas profesiones cuyo fin sea tranquilizarnos un estilo de "calming".
Salu2

Cecilia Varela dijo...

¿El mismo que contienen las hamburguesas de ahi?

Horacio Gris dijo...

Muy bueno, me gustó mucho.

saludos

Estrella dijo...

Diafrutable de principio a fin.

hishkatan dijo...

Tu amigo Lucas es tan cool que va a ser nombrado Servus ad mensis (si es que en latín se escribe así).

hishkatan dijo...

Eso te pasa por comer en esos antros capitalistas.

ale be dijo...

Muy bueno! La literatura, la venganza de los loosers.
Lo mismo pensé el jueves que tuve que ir a votar compulsivamente no sé qué verga del gremio docente. Una sola lista y cuatro cuartos oscuros, uno arriba, otro al fondo a la derecha, los otros quién sabe adónde. Y las caras de las fiscales y presidentes de mesa buscando cinco veces seguidas los nombres en largas planillas contínuas, mientras los que esperaban afuera protestaban con palmas y cantitos y los de adentro nos íbamos acercando al ritmo del juego de la silla.
Lo voy a escribir, pensé. Pero nunca llegué, porque me fui a mi otro trabajo y el negrero de mi jefe, caliente porque llegué tarde, no paró de romperme la paciencia. Stop.

Ca dijo...

Me leo este texto y me pido una Frenys.

Gracias, P!

asi que bueno... dijo...

excelente este texto. Leí uno tuyo sobre lo que era viajar cuando éramos chicos que me mató. Estudié en la misma Universidad q vos, un poco más chica. Ahora lejos de las Letras, pero vuelve el sentimiento cuando leo cosas tan buenas...

Perla dijo...

Ay, Pedro. Qué gusto me da leerte. Quiero que te pase todo (T-O-D-O) así después lo compartís con tu elenco estable de lectores. Va beso.

La Criatura dijo...

Supongo que solo con un hijo se puede entrar a ¿comer? a esos lugares.

Literatura: Paciencia de perdedor.
Genial.

Andrea dijo...

Menos mal que lo escribís: una por vos, para no explotar. Y otra para que lo leamos nosotros.
Laburé de moza varias veces, y no me puedo ni imaginar cómo deben quedar los pibes después de una temporadita detrás del mostrador de McDonals...

dax dijo...

Excelente el texto, soy una persona bastante paciente, pero los lugares como McDonnald's me quitan rápidamente la paciencia, será que uno los ve tan apurados que se contagia?

. dijo...

El supuesto término náutico, ese monosílabo inventado por una mueca vikinga a la intemperie -también un boat o un coat- ... me gustó esa breve historia de un sonido ...

El pastelero trotskista dijo...

A mi me extraña que todavía no haya habido un día de furia importada estudiantil, un Columbine, en Puán. Debe ser por eso de que acá las armas automáticas no son tan fáciles de conseguir, sin eso las matanzas de desconocidos y no tanto se tornan demasiado aburridas. Pero el resto de las condiciones están dadas. Quizás algunos de letras escriben y se descargan por ahí, pero los de filosofía e historia, en general, no.

Patto dijo...

Otro más, salvado por la palabra.

Javier Nuñez dijo...

Muy bueno, Mairal. Acaso tengas razón y todo sea escribible: desde los pliegues de pequeños rencores cotidianos hasta la hondura de algunas penas íntimas. Pero no cualquiera hace literatura con eso, y algunos nos resignamos a esperar sucesos extraordinarios que nunca llegarán.
Tal vez ahí se esconda el riesgo, la amenaza latente de la explosión postergada, de esa furia made in iueséi.
Habrá que practicar lo del final: la descarga verbal, la ráfaga de constelaciones sintácticas, para salvarnos del desastre.

Saludos.

Etienne dijo...

No sé si felicitarte por haber leído dentro de cada uno de aquellos que callamos, simplemente agradecerte el texto o explotar y ametrallar con estas palabras el odio que me dio reconocerme en cada una de tus palabras. Y sobre llovido, mojado: no tengo tanto talento para desahogar en forma de literatura esa bronca que nace desde ese fondo insondable...
Chapeau!

Bruja dijo...

Excelente Sr. Mairal!

Igual yo le dejo mi opinión con una cita que considero pertinente para contradecir el aluvión de efusivos comentarios anti imperialistas (nomás que para llevarle la contra a todos)

Dice Jesica Cirio en su libro Crítica a la Etica Marxista:

"quién puede querer ser un pequeño burgués cuando se puede ser un Big Mac?"
y
"aguante el doble carne doble queso"

:)
su blog es una masa.
adiós!

Lexi dijo...

che, qué genial!
yo siento eso con lo que escribo también!


abraxo!

perra de agua dijo...

y no te fijaste cómo se llamaba el pibito? Recién estuve en un mac. Me atendió un pecoso que se llama Brian, con mucha cara de Brian, le temblaba la mano cuando pasaba mi tarjeta de débito, tal vez porque él tenía detrás a "Victor", su gerente(le dicen gerentes?, ni idea), que también tenía importante cara de Victor.
En un solo trabajo me obligaron a ponerme un cartelito con mi nombre, es denigrante.

Danilo Gatti dijo...

genial nota
justo el dia que salio se me ocurrio ser opositor y compre la edicion escrita de perfil

tony wilson dijo...

cuando era desempleado entraba a algún donalds, me compraba un café tobara y me quedaba horas. ahí dentro tenía el periódico gratis, nadie me echaba (si no estaba lleno claro), me sentía cómodo, aire acondicionado en verano, calefacción en invierno. Podia buscar laburo, pensar si laburar o no, podia leer, escribir todo por la módica suma de un coffee cálido. en el baño me podía peinar, limpiar, lavar los dientes y así aplazar mi mutación a linyera. A veces paso y me clavo un big mac vencido .
Gracias Ronnie.
Tony.

La Vedette dijo...

Sin dudas genial. Yo trabaje en ese mismo Mc. el año pasado. Solo duré 20 días. Qué lastima que no pude atenderte, sino el cholulismo cultural me hubiera hecho servir tu pedido como corresponde: lo iba a entregar sin errores y en menos de un minuto como establecen las reglas :P. Recomendación: Nunca compres bigmacs, nunca compres hamburguesas chiquitas (las de cajita feliz) y nunca pollo. Las hamburguesas porque son las más grasosas, si se compra las de combo tienen un porcentaje más de carne. Por otro lado, el pollo no se sabe de donde viene... su procedencia es un misterio. Por último la coca que es tan rica, la hacen en el lugar.
Ah, después de Mc., decidí dedicarme a mi carrera de periodista en un 100%...

Saludos!

Otto dijo...

Siempre es uno, no? Linda resolución, humano-literaria. O es todo lo mismo?

Ezequiel dijo...

Pedro, disparaste tu furia con palabras, que siempre es mejor que la ira importada estilo Columbine: en vez de chorrear sangre, chorrea literatura.

maría dijo...

el tai chi chuan hace bien

maría dijo...

el tai chi chuan hace bien

maría dijo...

desde el automac se puede ver el backstage. es impresionante e inspirador.
veale.
(a la mañana no hay nadie,igual uno espera eternamente el vuelto, sentado al volante; todo por un cafecito de 5 pesos, largo, al paso, rapidingui. los tipitos macanudos nunca tienen cambio de 10pesos.

Marina dijo...

qué lindo que es leerlo Mairal.

juanki dijo...

que preciosura papa!!
que indo viejo...que lindo...

jajaja

pobres vikingos...jajajaja

Celeste y Rosario dijo...

Trabajo en McDonald´s hace mas de 14 años. Me encanta escuchar los comentarios de la gente alabando o criticando. Siempre desde afuera, la gente opina sin saber...es divertido. Mi trabajo me permitió estudiar y mucho, conocer gente y quererla. Nadie obliga a nadie a entrar a un local, pero el que utiliza el termino de capitalistas seguro toma coca cola y usa nike, siempre la falsa ideología... les recomiendo disfrutar mas la vida, quejarse menos, o al menos quejarse de lo que vale la pena, de un político ladrón y no de un empleado que te sonríe y parece que es pecado que lo haga...
Gracias Mairal, un genio...

Bruno R.Ramos dijo...

Me gustan los temas cientificos tanbién y todas las formas de ficción relacionados principal mente com terror y relatos sobrenaturales. Soy uno escritor brasileño. Mi sueño es conocer tu patria e libros
Bruno Resende Ramos
www.brunoadult.blogspot.com

ShopGirl dijo...

Envidiable.
Yo no se si aguantaria.

Me encanto su texto.

Un beso grande.

Dr Alma Grande dijo...

Excelente!!! como siempre con ese toque de genialidad mairal, domando el Gran toro blanco haciendo giño a Hemingway

Brenda Haponiuk dijo...

Queria dejar un mensaje de agradecimiento , y me acordé del blog. Soy alumna del Campus , Ayer viernes usted dio una charla en el Spa literario y la verdad...( con todo respeto) desde que usted entró al aula el aire se volvió magico , suave y agradable ...Jamas escuche a nadie narrar acerca de un poeta como lo ha hecho usted , el sonido de su voz , sus miradas y su acento , tornaron todo apasionante y dificil de olvidar ...
Quizá sonará un tanto infantil , pero usted logró que me termine de enamorar de la literatura ...( o me habré enamorado de usted?...jaja )

saludos y muchas gracias por la visita! voy a explorar este blog frecuentemente...

Arbolalto dijo...

Estimado Mairal: a usted que gusta del cine y va a McDonalds le recomiendo la pelicula de Richard Linklater "Fast Food Nation".
Igual para sus cometaristas, algunos de los cuales, veo, han sido empleados de esa casa de comidas rápidas.
Saludos.

El Varón de Bairesburgh dijo...

Excelente! Trabajo con extranjeros y da para compartirlo. Es un texto con doble ciudadabía: argentino y global.

Y una especial mención para "Tocar a Gimena".

Mamerto Tetto dijo...

Me re gusto, puto. Y no te puedo bardear nada.

Besos y mala onda.

Tqm.

Alada dijo...

"...Y yo les digo que el colectivero trabaja en bonding, y el tachero en taxing."

jajjaja muy bueeno !!

El otro día vi un comercial donde figuras conocidas contaban que habían trabajado en una cadena de comidas rapidas conocidas...segun dicen " aporta al cv " y yo le agregaria " desaporta a la creatividad"...

Ahora...todo el mundo como loco por la vuelta del Stacker en Burguer King...pff



Saludos !!

tatuadodemar dijo...

Desde hace tiempo lo leo en textos impresos, me gusta mucho lo que escribe, y por ello caí en este blog. Lo felicito por el blog, y por este texto. Sin embargo, creo que eso de que la literatura es la venganza de los perdedores es una reflexión con poco de verdad, ya que sirve como venganza de escritores exitosos y que son leídos por mucha gente, como ud (y no de cualquier perdedor). Le dejo mis saludos, y con ellos mi reconocimiento a su talento.

Carozo de Palta dijo...

cómo moviliza McMuerte...
no se puede creer.
deberían darte un block de hojas y un lápiz al salir.

Verónica Andrea Ruscio dijo...

Estaba a punto de sentarme a escribir prosa y decidí leer un poquito antes de empezar. Entonces me paseé por acá y te encontré certero como siempre.

Me gustó lo de crew y los vikingos, y ese tono simpático del texto, mezcla de humor y resignación.

Saludos de una ex alumna tuya.

Daniela Lescano dijo...

Pedro, después de un infructuoso derrotero de búsqueda para encontrar una forma -como lectora- de decirle a mi escritor admirado cuánto disfruto de sus letras, sólo he encontrado estas ventanitas que tal vez se pierdan en el anonimato, o en la vorágine de tantos seguidores.
Gracias. Gracias por escribir tan bien. Desde "Hoy temprano", te disfruto en cada línea, te devoro y te guardo.

Ale Turdó dijo...

A mí tambíen me lleva de una ira tal vez bastante infundada el hecho de que hayan adoptado el termino "crew" en vez de empleado, escapa mi comprensión...