21 de abril de 2008

El bocadillo de Délfor


por Fabián Casas

Sobre la novela “Jill”, de Philip Larkin (1922-1985)

Qué pensarían de un tío viejo y solterón que se la pasa diciendo que los libros son pura mierda y que Picasso, Joyce y Miles Davis representan la enfermedad de nuestra civilización? ¿Y qué haríamos si descubrimos que en el cajón de la cómoda nuestro tío impresentable guardaba poemas hermosos que había escrito después de cenar y lavar los platos? Bueno, ese tío existió y se llamó Philip Larkin, tal vez el mayor poeta inglés posterior a Auden, si es que estos podios le sirven a alguien [SIGUE ACÁ]

6 comentarios:

Puta se nace dijo...

Maravilloso.

Jirafas dijo...

Casas es muy grosso.
Tanto que la sola belleza del texto me llevaran a conseguir lo que sea de este tipo.

tony wilson dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea Marra dijo...

Hermoso.
Gracias.

Martín Zariello dijo...

No leí la novela pero por lo que cuenta Casas: ¿no se parece (en la parte del tipo que inventa a la mina y después se le aparece) a la trama de ROSAURA A LAS DIEZ, del olvidado Marco Denvi? Saludos!-

Andrea Marra dijo...

Me compré el libro. Gracias.